Marzo 2024: Tratar de conquistar el mundo.

Comparte nuestro artículo:

“Soy Jimmy Cerebro, tu pérdida es mi ganancia”, así contestaba las llamadas el personaje Cerebro para tratar de comprar inmuebles de forma ventajosa con el fin de ejecutar uno de sus tantos planes para conquistar el mundo. Lo disruptivo de la caricatura Pinky y Cerebro era que ambos personajes eran simples ratones, nadie esperaría que un ratón fuera inteligente al grado de desear conquistar el mundo y no podría hacerlo solo. Hasta los planes más malvados requieren de alguien que los apoye, un personaje antagónico como el generoso y siempre dispuesto Pinky.

Pero ¿ser inteligentes es tener deseos humanos como el deseo de poder, dinero y conquista?

¿Quién era más inteligente de los dos personajes? ¿Pinky o Cerebro?

De niño yo tenía mentalidad de tiburón, en alguna ocasión le dije a mi madre que me comprara más monografías de la papelería para la tarea porque sabia que en mi salón de clases a varios compañeros se les olvidaba y que estarían dispuestos a pagar el doble si yo se las vendía. “¡Su pérdida sería mi ganancia!”

No me dejó y me dijo: “No, no seas abusivo”.

La verdad al momento no lo entendí y me frustró un poco, pero hoy lo entiendo. Hay una linea entre hacer negocios y abusar del prójimo, es una linea imprecisa, es una linea que para muchos es inexistente, es la diferencia entre ser inteligente y pasarse de listo, es definitivamente difícil determinar los límites de esa linea. Tal vez, marcar la linea venga del origen, del motivo y de lo que se pretende lograr con ello.

Para la mente de tiburón capitalista de eso se trata la vida, de ser como Cerebro, de buscar la oportunidad, de ver lo que otros no tengan o necesiten para sacar provecho, se ejemplifica incluso como tonto no tomar las oportunidades y en ese espectro está Pinky, el personaje tonto, que no comprende ese deseo de Cerebro pero que al percibirlo incompleto desea ayudarlo a conseguir esa parte que le falta al grado de pedirle a Santa en Navidad que de regalo quiere un mundo para regalarlo a su amigo. El ratón tonto está completo, no necesita más y está dispuesto a apoyar al ratón super inteligente para el que nada es suficiente, lo quiere todo y quiere más.

Tuve un jefe cuya frase favorita era: “De que lloren en tu casa a que lloren en la mía mejor que lloren en la tuya”, cuando lo escuchaba decir eso al principio me era muy incómodo y me irritaba, pero poco a poco mientras lo conocía más descubría lo que había detrás, lo mismo que humanamente todos tenemos, un cúmulo de miedos. ¿De qué hablamos en muchos casos sino de nuestros miedos?, el miedo de perder, el miedo de no ser suficientes, el miedo a lo desconocido, el miedo a no tener certidumbre, queremos saber que mañana sea mejor o al menos igual que hoy, necesitamos ese algo que nos asegure un futuro y a veces ese miedo nos hace pisar por encima de otros.

Cuando mi mamá me escuchó decir que le quería vender más caro a mis compañeros olvidadizos entendió que yo iba a abusar de sus miedos y entendió mis motivos. Lo correcto era que si no llevaron la tarea tuvieran consecuencias, que aprendieran de la responsabilidad y se enfrentaran a no tener material para trabajar. Yo les evitaría eso sacando ventaja de ellos, no aprenderían la lección y mis motivos eran sentirme inteligente pasándome de listo porque pues mente de tiburón.

Mi forma de verlo volviendo a Pinky y Cerebro es que Cerebro tenía miedos y Pinky era suficientemente tonto para reírse de ellos y en el proceso ayudar a Cerebro en su misión de conseguirlo todo, misión que fracasaba cada vez para en el camino enseñarnos de astro física, de historia, de un poco de ciencia y un poco de la ambición, el deseo, el fracaso, a no derrotarse y cada día seguir intentando, pero también de la amistad y del valor de contar con alguien que esté mas completo que tú en eso donde tus miedos se exponen, de contar con amigos que te ayuden a superarlos.

No importa si logras conquistar al mundo, no importa cuanto poder o dinero recaudes, siempre faltará algo más cuando en el interior estamos incompletos o nos domina el miedo y a veces la única forma de sentirnos completos es apoyándonos en conjunto porque esa certeza en el futuro solo se obtiene cuando confías en que otros no te dejarán solo, cuando yo veo por tí y tu ves por mí.

En la historia de Pinky y Cerebro definitivamente el ratón tontito Pinky era el soporte sólido y completo que necesitaba Cerebro, pero en la vida real todos necesitamos un poco de todos para sentirnos seguros y con suerte poco a poco dejar de buscar esa seguridad en referentes como el dinero o poder para buscar esa seguridad en la confianza depositada en otros que vean por nosotros y nosotros por ellos.

En algún momento yo me identifiqué con esa parte de Cerebro de alcanzar metas, planificar y persistir cada día, llegué a pensar que con ambición apagaría mis miedos e incertidumbres, mi miedo a ser un ratón del que nadie espera nada, a no ser el más inteligente del salón, mi miedo a fallar. Esos miedos lo quise compensar intentando sentirme más listo que mis compañeros. No con esto quiero decir que el dinero estuviera mal, no quiero decir que vender esté mal o intentar prosperar esté mal, quiero decir que yo quería más cuando en realidad… lo tenía todo.

#itatech2024

Seguirnos en redes es ¡Gratis!

Si el contenido que compartimos te parece útil ¿por qué no seguirnos en redes Inge?

#itatech2022 #itatech2023 access point artistas año del arte año del café Cableado estructurado café caja de publicidad canalización cartelera digital cctv ciberseguridad Cisco control de acceso cámaras de cctv cámaras de seguridad cámaras ip digital signage ethernet Evéniment firewall Hikvision inalámbrico inspiración PoE punto de acceso redes redes inalámbricas seguridad seguridad informática señalización digital sonicwall soporte TI soporte técnico superhéroes switch telefonia ip ubiquiti unifi videovigilancia voz voz y datos wifi wireless

Tagged , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *